Escape Room Madrid "El sótano" (Madrid)


ESCAPE ROOM MADRID

(El sótano)




Empresa: Escape Room Madrid. (pincha para acceder a la web)

Juego: El sótano.

Dirección: C/Orense 4, Madrid.

Teléfono: 628-60-31-46

Precio: 2 personas/55€, 3 personas/75€, 4 personas/90€, 5 personas/100€.

Número de jugadores: de 2 a 5 personas.

Dificultad: 2 de 4 (Normal)



Análisis


"El sótano", el segundo juego que hicimos el Zorro y la Coneja, aquél juego por el cual la Coneja me sigue recordando que en situaciones de estrés no sé dividir (matizaré esta anécdota más adelante), la única habitación (hasta el momento) de la que pensábamos que no salíamos.

Hablar de "El sótano" es hablar de matemáticas. Números, muchos números, infinidad de números plagan las paredes de este juego y, como seguramente a muchos de vosotros, los números no nos gustan (a no ser que sea en nuestra cuenta corriente y con muchos ceros).

La historia que se nos cuenta es atractiva. Nos encontramos en el sótano de un excéntrico científico que guarda una fórmula secreta. ¿El objetivo? encontrar donde está dicha formula y salir con ella antes de que el contador llegue a cero.

Comencemos por el principio. La decoración que envuelve a el sótano está en la linea de los demás juegos de Escape Room Madrid. Todo muy clarito, se aprecia bien que se puede tocar y a la habitación no le falta ni sobra nada. 

Nada más entrar a la habitación, nuestra Game Master nos entregó una libreta y un lápiz. Como hemos dicho, el juego es completamente matemático, así que es de gran importancia usar esa libreta si quieres salir victorioso, y aquí se dio el primer fallo.
La punta del lápiz que nos dieron se cayó nada más apoyarla en el papel. Pasamos unos segundos tirados por el suelo intentando buscar la mina para volver a ponerla en el lápiz, pero no había manera de que se sujetara. Mientras buscaba, la Coneja no hacía más que mirar a la cámara con el lápiz sin punta, haciendo señales de todo tipo para ver si nuestra Game Master entendía lo que nos había pasado, pero no hubo manera (este problema se podría solucionar añadiendo micros a la sala o disponiendo de un Walkie). Nosotros propusimos que para futuras partidas, en vez de un lápiz se suministrara un bolígrafo o, en su defecto, un lápiz y un sacapuntas.

Una vez "resuelto" el tema de la mina (escribíamos con ella en la punta de los dedos) y habiendo perdido algún minuto a causa de esto, seguimos avanzando en el juego. La verdad que el primer puzzle que se te presenta nos costó averiguarlo (segunda vez que jugábamos y números, mala combinación para nosotros), y me atrevería a decir que es el más complejo de toda la habitación. En general, todos los enigmas tienen un denominador común, los números, pero esto no quiere decir que vayáis a estar haciendo operaciones como unos locos toda la hora, así que tranquilos, ya que también se mezclan con puzzles de habilidad y lógica, muy divertidos la verdad.

Como consejo, os diríamos que afrontéis el juego con tranquilidad, ya que bajo presión se pueden decir muchas tonterías (y aquí viene la anécdota de la división).
Casi a la altura del final del juego, nos encontramos con una serie de operaciones matemáticas (realmente sencillas, nada que no se pueda afrontar aunque haga mucho tiempo que no calculáis de cabeza como nosotros). La Coneja dice la siguiente operación en voz alta (los números que pongo a continuación son inventados, para no arruinar la experiencia del juego): "¿48 entre 6?" a 7, respondo convencido. Hacemos el resto de las operaciones pero el número que obtenemos no es el correcto, y nos atascamos. Nos atascamos mucho, pero mucho mucho. Perdemos cerca de 10 minutos, me pongo nervioso y empiezo a probar combinaciones en el candado que nos falta (por si suena la flauta, oiga) pero nada. Nos quedan menos de tres minutos en el contador, y la coneja vuelve a repetir la operación en voz alta, por si en un principio hicimos algo mal (vaya que si lo hicimos mal): "A ver, 48 entre 6 a 7". Según dijo esto, algo chirrió en mi cerebro, como cuando ves escrito "haver, aber o a ber". "Como va a ser 7, ¡serán 8!". Después de decir esto, obviamente la Coneja me miró con cara asesina y me recordó toda mi ascendencia familiar, pero se la quiere igual. 

Casi sin tiempo, resolvimos lo que nos faltaba y conseguimos abrir la puerta cuando el contador marcaba 00:01... ¡por los pelos!.

Con esta anécdota solo queremos recordaros la importancia de revisar todo en las habitaciones, ya que muchas veces se dicen o hacen cosas sin sentido a causa de la presión.

En resumen, nuestra experiencia en el sótano fue tan positiva como estresante, y sin duda a día de hoy recordamos aquellas operaciones y carreras a contra-reloj por la habitación. 100% recomendable aunque eso sí, nuestro consejo es que hagáis alguna otra habitación antes de entrar en esta, para que no sea vuestro primer juego, ya que podría resultar algo complicado.

Al finalizar, nuestra Game Master estuvo un buen rato con nosotros, muy atenta y simpática, como todo el personal que trabaja allí, y nos hicieron la foto pertinente.

Esta es nuestra opinión de "El sótano". ¡Contadnos la vuestra y si conseguisteis salir!


Foto final intentando que no se notara nuestra cara de estrés.




No hay comentarios:

Publicar un comentario