Fox in a Box "Laboratorio Zombi" (Madrid)

Fox in a Box

(Laboratorio Zombi)



Empresa: Fox in a box. (pincha para acceder a la web)

Juego: Laboratorio Zombi.

Dirección: C/ Infantas 25, Madrid.

Teléfono: 691-66-67-15

Precio: 2-3 personas/55€, 4 personas/65€, 5 personas/75€, 6 personas/90€.

Número de jugadores: de 2 a 6 personas.

Dificultad: 2 de 4 (Normal)



Análisis


Cuando recordamos empresas que ofrecen juegos de escape en vivo, de cada una tenemos una palabra con la que podríamos resumir la experiencia. En el caso de Fox in a Box, la palabra no puede ser otra que DIFERENTE.

Sí, sabemos que la palabra diferente la hemos usado con otros juegos o empresas (porque de verdad pensamos que en ese tema en concreto que estemos tratando, son diferentes), pero en Fox in a Box no se trata solo de un juego, un enigma o la ambientación; si no del propio objetivo del juego.

Comencemos por el principio. Fox in a Box es grande, y se nota nada más entrar en su sala de espera. Al adentrarnos en el local podemos ver a la izquierda un par de ordenadores en un mostrador con los Game Master guiando la partida. A la derecha, unas cuantas mesas con taburetes y juegos de lógica para hacer la espera más amena. Todo ello decorado con algunas fotos de los mejores tiempos de las habitaciones y un gran muro que hará más adelante de photocall.
Al ver las instalaciones, comprendes que hay ganas, tiempo y dinero invertido en la empresa, y esto repercute claramente en la calidad de los juegos.

Nuestra historia empieza como siempre. El Zorro y la Coneja salimos de hacer una habitación de escape y, como no, nos sabe a poco. "Pues yo me haría otra" me deja caer sutilmente La Coneja. No lo pensamos dos veces, nos sentamos en el primer portal que encontramos y nos ponemos a buscar alguna sala de escape que tenga hueco para el mismo día. Llamamos a Fox in a Box y nos dicen que no hay hueco. Seguimos buscando más empresas pero, a los cinco minutos, recibo una llamada de Fox in a Box. Me comentan que un grupo se ha echado para atrás y que como les acabábamos de llamar, nos reservan el hueco. ¡Como adoramos estos detalles y este trato tan cercano!

Nos comentan que la sala es la "difícil" (lo entrecomillo porque más adelante hemos leído opiniones de otros jugadores diciendo que la otra sala que tienen es más difícil), "Laboratorio Zombi", pero estamos tan enganchados a estas salas que nos aventuramos aún a sabiendas de que podíamos fracasar estrepitosamente (mira que le dije a La Coneja que acabábamos de salir de otra habitación y no podíamos tener tanta suerte de salir de esta también).

Llegamos un poco antes de lo esperado al local y enseguida conectamos con los dos Game Master. Kike y Julia hicieron de lo que podría haber sido una experiencia más LA MEJOR experiencia posible. Nos quedamos alucinados como una franquicia (que siempre se presupone que puede ser todo mas "frio") puede tener un tanto tan sumamente cercano. Desde aquí queremos agradecer y felicitar a Kike y Julia por su trabajo con nosotros, fue INCREÍBLE.

Tanto fue así, que se nos pasó un poco la hora y acabamos entrando algo más tarde a la habitación porque no parábamos de hablar y reír con nuestros Game Master.

Pero vayamos al tema. Kike nos comenta como hacen las cosas en Fox in a Box, y es en este punto donde decimos que es una empresa diferente.

En primer lugar, aunque es un juego de escape en vivo, el objetivo del juego NO es escapar de la habitación, si no cumplir una serie de cometidos. Esto nos choca un poco, ya que no habíamos probado antes algo similar. ¿Un juego de escape que no hay que escapar? ¡Curioso!
Pero que nadie se alarme, la mecánica es la misma. Siguen existiendo llaves, candados, pruebas y puzzles, solo que en vez de tener que abrir la puerta en la última prueba, aquí hay que completar un objetivo.

Lo segundo que nos llama la atención es el sistema de suministrar las pistas. Debajo de la pantalla del tiempo hay un pulsador. Cada vez que queramos una pista deberemos pulsarlo y esta se nos facilitará. ¿Que tiene de especial? Que cuando pulsamos se enciende una bombilla, y hasta que ésta no se apaga, no se puede pedir otra pista, por lo que hay que esperar.

Kike también nos explica que la sala dispone de audio y vídeo, por lo que nos podrá oír (no hay necesidad de walkies) y también le PODREMOS OÍR A ÉL algo que no hemos visto en ninguna otra empresa hasta ahora. Quizá el hecho de poder escuchar a tu Game Master te saque un poco de la experiencia,eso ya os lo dejo a vuestro gusto personal, pero desde luego el sistema es cómodo. Con esto se fomenta que si en algún momento de la partida creemos que estamos haciendo algo bien pero por diversos motivos no funciona, podamos hablar directamente con nuestro Game Master.

Antes de bajar a la habitación continuamos con los detallitos. En Fox in a Box, los juegos tienen una temática muy definida, y para meterte más en situación, te CARACTERIZAN un poco dejándote un atuendo acorde con la temática de la sala. ¡Un puntazo poder disfrazarnos un poco para poder entrar aún más en situación!

Según vamos bajando a la habitación nos vamos dando cuenta de que han trabajado mucho en la decoración, ya que abandonamos la estética minimalista de la sala de espera y nos metemos directamente en lo que parece ser una especie de sótano, quizá una antigua bodega, con las paredes de ladrillo visto y una sensación de humedad que hace que solo tengas ganas de entrar a la sala a jugar. Unos segundos después, aparece nuestro Game Master, pero esta vez disfrazado y totalmente metido en situación. La cosa a cambiado, ya no hay risas ni buen rollo, está totalmente metido en el juego, y nos contagia.

Y allí nos cuenta la historia. La humanidad a sufrido un apocalipsis zombi y somos la única esperanza de encontrar un antídoto. El laboratorio en el que podemos desarrollar la cura se encuentra rodeado de zombis y no tardarán mucho en conseguir entrar. Tenemos una hora para conseguir fabricar el virus y suministrarlo por el conducto de ventilación, salvando así nuestras vidas y las del resto de la humanidad. 
Como veis, el objetivo no es salir de la habitación con el antídoto, si no conseguir CONSTRUIRLO y SUMINISTRARLO por el conducto de ventilación.

Al entrar en la sala nos inundamos de sensaciones. La habitación es bastante grande, con una mesa de un tamaño considerable en el medio y varios objetos repartidos. Desde luego la ambientación cumple y entre las batas de científicos que llevamos y todo lo que nos rodea, nos da la sensación de estar en un verdadero laboratorio.

No hay nada que esté fuera de lugar, todo corresponde a lo que podríamos encontrar en un laboratorio cualquiera. Además, como punto extra, durante todo el juego tenemos una banda sonora y unas imágenes de unos zombis que salen de vez en cuando en la pantalla del contador, aumentando un poco la presión.

Todo está pensado para meterte en situación. Tanto es así que, en un momento determinado de la partida, pasa algo totalmente inesperado (no contaremos aquí por nuestra política anti spoiler) que hace que olvide que te encuentras en un local de Madrid. ¡Enorme vuestro trabajo!

En cuanto a la dificultad de la sala y los puzzles, es todo muy relativo. A nosotros nos pareció que si que tenía un buen punto de dificultad, de los que molan, de esos que hacen que llegues a agotar prácticamente el tiempo y que salir en los últimos minutos sea tan emocionante. La verdad que personalmente, aunque muchas veces busquemos salir lo antes posible de la habitación, reconozco que me gusta mucho más esa sensación de nervios, de saber que ya sabes como se resuelve el último puzzle y te queda poco tiempo para hacerla y conseguir escapar.
El juego se basa en un laboratorio, y como tal tiene pruebas relacionadas con este ámbito. Formulas, algo de matemáticas, nombres extraños... puede que incluso en algún momento de la partida os sintáis un poco saturados, pero creedme que con la cabeza fría y algo de ayuda se puede conseguir.

En esta habitación encontramos puzzles tanto mecánicos como lógicos, consiguiendo una buena mezcla de ambos.

Nosotros fuimos tres y conseguimos salvar al mundo del apocalipsis a falta de 4:46 minutos, ¡Justitos!

Al finalizar la partida, nos quedamos un buen rato charlando sobre esta con Kike y Julia. Desde aquí les mandamos el mayor de los saludos por hacernos pasar una tarde tan estupenda. ¡Muchas gracias!

En resumen, si queréis probar algo diferente en cuanto a mecánica y ambientación se refiere, Fox in a Box es vuestro lugar. Todo está en su sitio y nada desentona, un verdadero lujazo poder disfrutar de ellos en Madrid.
¡Si fuisteis contadnos que tal os fue y si conseguisteis salir!

Casi no conseguimos escapar del ataque de los zombis




1 comentario: