The Rombo Code "El Misterio del Capítulo 43" (Madrid)

The Rombo Code

(El Misterio del Capítulo 43)



Empresa: The Rombo Code. (pincha para acceder a la web)

Juego: El Misterio del Capítulo 43.

Dirección: C/ Fernández de los Ríos 70, Madrid.

Teléfono: 609-84-69-19

Precio: 2-3 personas/54€, 4 personas/64€, 5 personas/69€.

Número de jugadores: de 2 a 5 personas.

Dificultad: 2 de 4 (Normal)



Análisis


Hoy le toca el turno a The Rombo Code. La verdad que teníamos muchísimas ganas de probar las habitaciones que ofrecía, ya que en otras salas ha nos habían hablado muy bien de esta empresa, y no se equivocaban.

Desde luego The Rombo Code es sinónimo de profesionalidad, elegancia y trato individualizado, una apuesta segura. Pero comencemos por el principio.

Según salíamos de hacer otra sala en Madrid, La Coneja me miro con cada de "me ha sabido ha poco", y sin dejar prácticamente que hablara le dije si nos hacíamos otro. Pero esta vez, en vez de ponernos a buscar que empresa estaba libre, llamamos sin pensarlo dos veces a The Rombo Code para ver si tenían un hueco, ya que llevábamos bastante tiempo queriendo probar alguna de sus salas.

En la llamada nos comentan que disponen de dos juegos: "El Misterio del Capítulo 43" y "La Fuga de Casanova".
Ya en la llamada, la que luego sería nuestra Game Master sabe como atendernos, y cuando le preguntamos por la dificultad de los juegos, nos cuenta que el primero es un poco más lineal pero dispone de muchas más pruebas/enigmas, y el segundo es un poquito más caótico aunque no hay que resolver tantos puzzles. En esta ocasión nosotros nos decantamos por la primera opción, ya que nos llamaba más la atención la temática que ofrecía.


Una vez hecha la reserva nos encaminamos hacia el local, y nada más entrar, entendemos muchas cosas, entendemos por que The Rombo Code es diferente, entendemos por que es especial, entendemos por que The Rombo Code es una empresa grande (literal y metafóricamente hablando).

El local del que dispone esta empresa es grande, muy grande, quizá el más grande que hayamos visto hasta el momento. Al entrar, cruzamos un pasillo que ya nos mete en situación, con una decoración muy acertada de los juegos que disponen, y al final de este pasillo nos encontramos con la sala de espera.
Lo que más llama la atención el increíble despliegue de medios de los que disponen. A la derecha podemos observar 4 o 5 ordenadores en hilera, como si de una red de hackers se tratara. La sala se expande en las cuatro direcciones, habiendo pufs, sofás y mesas allá donde mires. Al fondo de la sala podemos ver el atrezzo con el que posteriormente nos podremos hacer la foto de grupo. La decoración de las paredes hace el resto.

En este punto nos damos cuenta de que The Rombo Code es una empresa que sabe muy bien lo que hace y lo quiere hacer con la mayor delicadeza posible, y no nos equivocamos.

Nuestra Game Master nos recibe con la misma amabilidad y buen rollo que lo había hecho por teléfono, y nos cuenta como funcionan las cosas en The Rombo Code. La verdad es que no le faltó un solo detalle que explicarnos, se nota cuando a una persona le gusta su trabajo. ¡Gracias chicos!

A la hora de contarnos cual sería nuestra misión, aquí viene otro de los detallitos que hacen grande y diferente a The Rombo Code. El juego de "El Misterio del Capítulo 43" está basado en una historia real, y eso hace que te metas mucho más en situación sintiéndote un auténtico explorador, ya que sabes que lo que debes descubrir es algo que realmente ha existido. Un gran acierto jugar con historias verídicas.

En esta ocasión somos un grupo de turistas que se cuela en una visita guiada a la Casa Museo Cervantino de Alcalá de Henares para intentar resolver un misterio que todavía hoy sigue sin resolverse. En 1605 Miguel de Cervantes escribió la primera parte de El Quijote y en su primera edición, el manuscrito pasaba del capítulo 42 al capítulo 44. Nuestra misión es descubrir que pasó con el capítulo 43, localizarlo y salir de allí con el antes de 60 minutos.

La verdad que personalmente la historia nos encanta, sobretodo por la verosimilitud que tiene con la realidad. Así que sin dudarlo dos veces entramos en la sala.

Al entrar, la decoración cambia completamente. Pasamos de un local madrileño al interior de una casa museo. Una enorme columna nos recibe casi en el centro de la sala, los armarios carcomidos por el paso del tiempo inundan nuestras retinas. Todo está donde debe estar.

El tiempo se nos da a través de una pantalla en la habitación principal. En cuanto a esto tenemos que destacar el método que ha pensado The Rombo Code para hacernos conscientes del tiempo que nos queda sin que sea un elemento que nos saque de la historia (ya que el marcador siempre es el único elemento que no cuadra en ninguna sala). Según va pasando el tiempo, escuchamos un sonido de megafonía (parecido al típico din don din de los supermercados) el cual nos indica cuanto tiempo queda antes de que cierre el museo. ¡Punto para vosotros por la idea chicos!

Además, es en esta pantalla donde aparecen las pistas, las cuales salen escritas. Para que nuestra Game Master nos de una pista, tenemos que ponernos todo el grupo de acuerdo y pedirla a través del walkie que nos ofrece antes de entrar.

En cuanto a la dificultad de la sala, a nosotros nos pareció un reto muy divertido de afrontar, aunque creemos que no es sumamente difícil con algo de cabeza fría y un poquito de ayuda. En cuanto al tema de los puzzles/acertijos, la verdad que nos encantó que estuvieran tan relacionados no solo con la decoración de la sala, si no con el período histórico en el que se enmarca el juego, teniendo que usar en ciertos momentos del juego objetos de hace tanto tiempo. 
"El Misterio del Capítulo 43" sabe como jugar con nosotros, poniéndonos "trampas" en ciertos momentos del juego que hacen que cuando descubres el secreto te salga una sonrisilla a la vez que piensas la mala leche (buena) que han tenido por poner eso que tanta falta te hacía en ese sitio que no se te ocurrió mirar.
Por otra parte, la sala sabe jugar muy bien con la "desesperación", ya que pasas mas o menos la primera mitad del juego sin encontrar una sola llave, ¡para todos los candados que hay!

Además, algo que nos ENCANTÓ es que apenas se usa la típica cinta aislante para marcar elementos que no se pueden tocar y que no forman parte del juego, ya que, al menos para nosotros, esto es algo que sí que nos saca bastante de la historia. The Rombo Code sabe como superar ese obstáculo y prácticamente todo lo que encuentras en la habitación es manipulable.

En esta ocasión no podríamos decir nada que no nos gustara, ya que al menos para nosotros (recordad que todo lo que aquí escribimos es PERSONAL) The Rombo Code sabe muy bien como hacer su trabajo. Si tuviéramos que decir algo, solamente diríamos que en un momento del juego hay que tirar de algo con "bastante" fuerza, y da un poco de miedo hacerlo ya que sabemos que en estos juegos el uso de la fuerza queda totalmente descartado, y teníamos miedo de estar haciéndolo mal, ya que había que tirar con fuerza. Una de las chicas que nos acompañaba en el grupo no pudo tirar con la suficiente fuerza y acabé haciéndolo yo. Quizá el error fue nuestro y no se trataba tanto de fuerza si no de un golpe seco, pero fue la sensación que nos dio.

Por último, nosotros logramos salir cuando nos quedaban 5 minutos 56 segundos. Al salir de la habitación, aparte de la foto que te hacen para subirla posteriormente a las redes sociales y que la tengas como recuerdo, te ofrecen una hoja con el tiempo que has hecho y las pistas que te han dado.
¡Nos encanta que deis la hoja como recuerdo!

En resumen, "El Misterio del Capítulo 43" es una sala que te transporta al pasado y te mete de lleno en la historia que propone. La dificultad es perfecta para afrontar el reto y recomendamos muchísimo que visitéis esta habitación de escape. The Rombo Code se convirtió para nosotros en sinónimo de saber hacer bien las cosas y creemos que es una visita obligatoria. ¡Gracias por los buenos momentos chicos!
¡Si vais contadnos vuestra experiencia y si conseguisteis salir!
Fantástico el atrezzo del que disponen para hacer la foto final.



No hay comentarios:

Publicar un comentario