Escape666Room "El Monasterio" (Madrid)

Escape666Room

(El Monasterio)



Empresa: Escape666Room (pincha para acceder a la web)

Juego: El Monasterio.

Dirección: C/ General Palanca 26, Madrid.

Teléfono: 914-25-94-23

Precio: 2 personas/45€, 3 personas/55€, 4 personas/70€, 5 personas/80€, 6 personas/90€.

Número de jugadores: de 2 a 6 personas.

Dificultad: 2,5 de 4 (Normal-Medio)



Análisis


Es 12 de Octubre, fiesta nacional, y a El Zorro y La Coneja nos entra el gusanillo de hacernos una sala de escape. Esta vez queríamos probar algo fresco, que hubiese abierto hace poco, solo que contábamos con una pequeña dificultad; tenían que dejar jugar a seis personas ya que, en esta ocasión, íbamos a jugar un grupo grande.

Comenzamos a mirar por la web y nos topamos con Escape666Room. Solamente leyendo la trama del juego, a mi me engancha; una historia oscura, con tintes de miedo y lo que prometía ser una habitación con una decoración fantástica, ¡y vaya si lo era!.

Como ya es costumbre, llamamos para conocer un poco más del juego. En la llamada contactamos con el creador del juego y el que sería nuestro Game Master, Iván, al que desde aquí mandamos un fortísimo saludo, ya que se portó, y de que manera.

La llamada (que duró cerca de los 15 minutos) nos sirvió para intuir que la habitación estaba construida con mucho mimo. Iván nos comentó que si bien no daba miedo como tal, si que puede que nos lleváramos algún susto durante el desarrollo del juego, pero nada grave ni que nos pudiera distraer de la experiencia principal. Además, (y aquí empiezan nuestros queridos "detallitos", esas pequeñas cosas que hacen diferente a una sala), nos explica que este juego es especial porque en vez de una hora, ¡disponemos de 75 minutos para resolver el misterio!. Esto se debe a que la sala es un poquito larga y hay algún enigma más de lo habitual, por lo que estábamos ante un verdadero reto.
Así que no lo dudamos y, después de marear al pobre creador un par de veces con la hora de la reserva (y aún así siempre tuvo una sonrisa para nosotros, ¡un trato genial durante toda la reserva!) nos dirigimos al local.

Una vez en la calle correspondiente, si bien no es difícil ubicar donde está la empresa, he de decir que hay que fijarse un poco para verla, ya que el único distintivo que tiene es un pequeño cartel con su logo que apenas sobresale de la fachada del edificio en el que se encuentra. Pero tranquilos que las apariencias engañan.

Una vez dentro, nos encontramos con una sala de espera bastante amplia. La verdad que dicha sala, sin saberlo, te va metiendo en situación a lo que acontecerá después: Un rojo oscuro inunda las paredes y la iluminación es muy tenue, perfecta para ir entrando en situación. Además, como detalle que personalmente me llamó bastante la atención, en la pared de la recepción podemos observar un par de carteles que hacen referencia a que el hilo musical que escucharemos allí está libre de derechos de autor, así como los nombres de los compositores de los temas que escucharemos. Desde luego es algo que no habíamos visto antes y nos causó gracia (que sabemos que la vida está muy mal y nunca se sabe cuando un jugador desconocido puede convertirse en un señor trajeado de la SGAE).

Ya en el local nos recibe Iván con una sonrisa, como ya nos tenía acostumbrados y, después de bromear algunos minutos, empezamos a entrar en materia, y siguen llegando esas pequeñas diferencias.
El que sería nuestro Game Master nos explica que, aunque la sala dispone de vídeo y audio, el solo usará la primera opción, por aquello del derecho a la intimidad, y en esta ocasión en vez de ofrecernos el Walkie al que estamos acostumbrados, ¡obtenemos un telefono!. La verdad que en un primer momento fue algo que me sorprendió bastante, y si bien es cierto que es algo que te saca un poco de la historia, desde luego es mucho más cómodo que el Walkie. Por una parte, en el teléfono la voz es muchísimo más clara; y por otra, ambas partes pueden comunicarse a la vez sin tener que esperar a que termine el otro para poder preguntar/rebatir/hablar. ¡Así que creemos que no esta nada mal esta idea!

Nos explica también que podemos entrar con móviles, chaquetas, bolsos y demás, o bien dejarlos en un banco que hay en la sala de espera, ya que hasta que no termináramos la partida allí no entraría nadie más.

Por último nos da las explicaciones previas antes de entrar a la habitación, y en este punto hay algo que a nosotros nos despistó y creemos que, en nuestro caso, no habría que hacer tanto hincapié. Tranquilos que no desvelamos nada de la sala, simplemente nos puso mucho énfasis en que no descolocáramos mucho los objetos que encontrábamos de su lugar de origen, ya que todo está en su lugar por alguna razón. Bien, maticemos.

Al poner tanto empeño en esta parte, cuando estábamos dentro de la habitación no hacíamos más que tenerlo presente, ya que según nos dijo antes no daba esta guía y no conseguía salir nadie. Hemos de decir que a nosotros nos perjudicó, ya que íbamos con mucho cuidado de recordar el lugar de cada cosa y nos resultó mas caótico que el poder tener una visión general de todas las cosas juntas. Además, una vez terminado el juego vimos que si lo hubiéramos movido no habría pasado nada, a lo sumo hubiéramos perdido un minuto o dos más por tener que probar diferentes cosas (no os podemos decir más por no estropear la experiencia), pero habríamos ganado tiempo al tener una perspectiva mas global de todo.

Una vez dadas las instrucciones, nos recuerda que dispone de una hora y cuarto (75 minutos) en vez de la hora habitual y, aquí viene otro detalle que nos encantó, nos ofrece ¡una botella de agua a cada jugador para que podamos beber dentro de la sala!. En serio, esto nos pareció de diez. Es un pequeño detalle que jamás habíamos visto y denota cuando se preocupan por los jugadores. Por eso cogemos tanto cariño a las salas y sus creadores, porque detalles como estos (que no tendrían porque ofrecerlos) marcan la diferencia.

Un apunte en lo referente al tema del tiempo. Es la primera vez que vemos que el tiempo que se nos muestra en la pantalla no es una cuenta regresiva (de 75 a cero en este caso), si no que el tiempo va de forma PROGRESIVA, empezando en 00:00 cuando entras en la sala y marcando 1:15:00 si no consigues salir de ella.

Antes de entrar se nos cuenta la historia de la que seremos protagonistas. En esta ocasión vamos a investigar unos fenómenos extraños que se producen en un ala de un monasterio donde ni siquiera los propios monjes que por allí habitan se atreven a entrar. Nuestra misión será averiguar que les pasó a los últimos tres parapsicólogos que se atrevieron a entrar y lograr salir antes de que sea demasiado tarde.

Bajo esta premisa, entramos a la habitación y la ambientación se merecería que le dedicáramos tres entradas más. Me resulta muy difícil transmitiros con palabras la INCREÍBLE sensación que tuvimos durante todo el juego, un diez sobre diez. 
Desde luego estás en un monasterio, y no en uno cualquiera; si no en un monasterio maldito. La luz se mantiene en un umbral perfecto, formando una atmósfera cargada con un gran halo de misterio. La banda sonora que nos acompaña durante todo el juego te hace sentirte como si fuera el protagonista de "El código Da Vinci", la decoración de paredes y mobiliario es simplemente brutal, transportándonos realmente al interior de una abadía.
Sin desvelar nada tenemos que decir que la habitación es MUY grande, parece que no vamos a terminar de descubrir nuevas estancias (¡algo que nos divierte muchísimo!) y la decoración se mantiene en absolutamente todos los rincones que vamos descubriendo.

Comentado este punto, debemos decir que hay algo que no terminó de gustarnos mucho. 
Bien es cierto que según nos dijo Iván, solo nos había pasado a nosotros y a otro grupo más, pero es algo que, sumado a un comentario posterior a la partida, nos hizo quedarnos algo fríos.
Sin entrar en grandes detalles (porque espero que no os pase a vosotros también y lo descubráis por vuestros propios medios), en los primeros minutos de juego (al minuto y medio, concretamente), buscando y rebuscando por la sala, resulta que descubro/abro una puerta. Nada más hacerlo, nos llama nuestro Game Master y nos dice que paremos un momento, que no deberíamos haber abierto eso. Lo primero que pensamos es que se le ha olvidado cerrar el mecanismo, algo que de haber sido así, habríamos entendido perfectamente. Damos por hecho de que entrará a cerrarlo para así poder disfrutar de toda la habitación pero nos dice que no, que sigamos adelante y que dejemos de buscar en la primera sala, ya que todo lo que hay ahí se encuentra para lograr abrir ese mecanismo. Aunque hubiéramos preferido hacer la sala completa, entendemos que si nos dice que podemos avanzar es que da por válido el haber encontrado la puerta, así que seguimos jugando.
Cuando conseguimos salir de la habitación, Iván me "echa la bronca" y me dice que porque toqué todo al entrar en la sala. Esto me lo dice porque no es que se le hubiera olvidado cerrar el mecanismo, si no porque siempre lo tenía abierto. Obviamente le digo que es porque en estos juegos, una de las reglas de oro es buscar y rebuscar en todos los rincones, y me comenta que el nos había advertido de que la sala era más lógica que mecánica. Bien, por mucho que nos de esa indicación antes de entrar a jugar, es imposible asociar eso a que no rebusquemos por toda la sala, ademas he de decir que lo que hice fue algo que es muy normal que hiciera cualquier jugador habitual.
Desde luego creemos que si es el Game Master el que no cierra un mecanismo, NO es culpa nuestra el abrirlo (como quiso darnos a entender él). Además, una vez que supimos que no fue un descuido, nos hubiera gustado que parase el tiempo y entrara a cerrarlo para así poder disfrutar de toda la sala. 

Dejando este tema aparte (que como digo, fue solo un detalle que no hace que la experiencia sea muy muy recomendable e Ivan siga siendo un Game Master estupendo), en el apartado de puzzles/enigmas hay un poquito de todo.

La mayoría de ellos son muy lógicos y de tener una buena asociación de ideas, pero también nos encontramos algunos mecánicos y tecnológicos, sobre todo en el tramo final del juego, donde nos topamos con un enigma que nos encantó, tanto por su resolución como por cómo estaba hilado con la historia y ambientación.
Superada la primera mitad del juego, pudimos usar algo que hasta el momento no habíamos visto en otras salas de escape y que además, la sensación mientras se usa es de bastante mal rollo, algo que combina a la perfección con la estética del lugar; una pasada vamos.
Queremos matizar también que en un punto del juego nos tocó usar algo que estaría bien intentar cambiarlo para que fuera más rápido, porque creernos que desespera. Es un poco frustrante ver como avanza el contador y no puedas hacer nada, ya que no queda más remedio que esperar hasta que el objeto que estás usando quiera funcionar con fluidez.

En cuanto al tema pistas, hubo un par de veces que nuestro Game Master nos llamó para orientarnos cuando ya habíamos resuelto el enigma. Pero tranquilos, porque esto se debe a que todas las salas tienen ángulos muertos y hay veces que no saben en que punto estamos. Además Iván en ningún momento ofrece pistas directas, si no que mas bien orienta y SIEMPRE pregunta antes de ofrecer una ayuda.

Por último, conseguimos salir de la habitación a los 50 minutos, batiendo con ello el RECORD de la sala hasta el momento.

En resumen, a pesar de las cosas que personalmente mejoraríamos (nosotros cerraríamos la puerta del principio SÍ o SÍ), Escape666Room es ALTAMENTE recomendable. La ambientación es imposible que deje indiferente a nadie, siendo de las mejores que nos hemos encontrado en Madrid. La sala es muy amplia, divertida y original, e Iván es una persona realmente encantadora, cosa que hace que la experiencia global siempre sea mucho mejor. ¡Desde luego que la recomendamos al 100%!
¡Si vais contadnos que tal vuestra experiencia y si conseguisteis salir!
La Coneja hizo toda la sala vestida tal cual la veis, muy metida en el papel ella.



2 comentarios:

  1. ¿Qué tal veis esta sala para un grupo de 4 personas que no han hecho nunca un escape room? Demasiado difícil?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David!

      Pues la verdad que si nunca habéis (o han) jugado una sala, quizá el monasterio sea un poquito larga y eso haga que suba algo la dificultad. Además, hay ciertas pruebas que si bien es cierto que no son imposibles, si que son algo complicadillas de solucionar al entrar por primera vez a una sala.

      Aun así, vuestro Game Master siempre está ahí para daros ayuda si la necesitáis! con lo cual seguro seguro que podéis con la sala :)

      Si queréis alguna recomendación más para empezar, y os llama la temática misterio, podéis pasaros por Escape College Madrid a jugar su sala "la habitación de Nanako" (que estre misterio y terror, y perfecta para jugar como primera sala) o por Adventure Rooms Madrid, a jugar la sala de "Reina Negra" (que aunque no sea de terror como tal, la historia y ambientación si que están basadas en una trama algo más "oscura" de que de costumbre!)

      Con cualquier duda nos tienes por aquí o por Facebook, estamos para lo que necesites!

      Un saludo! :)

      Eliminar