Claustrophobia Barcelona "Los Bootleggers" (Barcelona)

Claustrophobia Barcelona

(Los Bootleggers)




Empresa: Claustrophobia Barcelona (pincha para acceder a la web)

Juego: Los Bootleggers.

Dirección: Carrer de Girona 27, Barcelona.

Teléfono: 933-18-01-55

Precio: De Lunes a Jueves hasta las 16:30h./50€, hasta las 20:30h./60€, a las 23:59h./70€.

Viernes hasta las 13:30h./50€, hasta las 18:00h./60€, hasta las 23:59€/80€.

Sábados 80€.

Domingos 70€.


Número de jugadores: de 2 a 5 personas.

Dificultad: 2 de 4 (normal)



Análisis


Nada más terminar de jugar "Los prisioneros de la mazmorra" en Claustrophobia Barcelona, no pudimos aguantarnos las ganas de probar su otra sala, "Los Bootleggers", así que aprovechamos que había un hueco libre y entramos directos a probar esta nueva aventura; ¡y madre mía que aventura!.

Al acabar de salir de "Los prisioneros de la mazmorra", nos encontrábamos con las expectativas altas, MUY altas, pero os aseguramos que las habitaciones de Claustrophobia Barcelona es como ver una tanda de películas de tu director favorito; da igual lo buena que haya sido una, porque la siguiente también te gustará.

Parecía muy difícil (una tarea casi imposible diría yo) que la sala de "Los Bootleggers" fuera tan buena como "Los prisioneros de la mazmorra", pero desde luego no pudimos despedirnos de mejor manera de la ciudad condal que jugando esta aventura. Porque sí, las salas de Claustrophobia Barcelona no son solo "salas" o "habitaciones", ¡son auténticas aventuras!. La verdad que no creíamos que una habitación de escape pudiera ser tan buena, tan divertida, tan PERFECTA. Para que os hagáis una idea de lo IMPACTADOS que nos dejó todo, la adrenalina que teníamos y lo que nos divertimos, nada más conseguir escapar de la habitación lo único que me salió hacer fue darle un abrazo a nuestra Game Master, porque todo lo que vivimos dentro fue una auténtica pasada, y no podíamos dejar de estar con la boca abierta en cada momento.

¿Cuál es la historia en esta ocasión? Pues bien, nos encontramos en américa del norte, años 20, en plena Ley seca. El consumo y la venta de alcohol está totalmente prohibido, por lo que la venta clandestina de éste se encuentra a la orden del día, provocando guerras entre las familias de la mafia. Nosotros, como miembros de una de estos clanes, hemos sido capturados por la familia rival. Nuestra misión será vengarnos y conseguir escapar de allí con vida.

Al leer la trama uno podría pensar que está delante del típico telón de fondo que ya habrá visto un puñado de veces en otras salas de escape. Pero os aseguramos que esta no solo es diferente, si no que es LA MEJOR. Primero. porque la ambientación es TOTALMENTE DISTINTA a lo que estamos acostumbrados dentro de esta temática; segundo, porque es más que un "escape room", es una aventura totalmente interactiva; y tercero, porque las pruebas que hay que hacer en la habitación son, sencillamente, ESPECTACULARES.

Bien, sentaos y poneos cómodos, porque vamos a dejaros con el primer plato, el que hace que vayas abriendo boca y te hace ver que el sitio donde estás comiendo es de auténtico lujo; la AMBIENTACIÓN.
Como ya pudimos ver en "Los prisioneros de la mazmorra", Claustrophobia Barcelona no deja a nadie indiferente, y en este caso no podía ser menos. La forma de entrar a la habitación es mucho más que una simple entrada, es el principio de la historia que nos cuentan y, como tal, tiene TOTALMENTE todo el sentido lo que hacen y porque lo hace, quedando totalmente cohesionado con la historia que nos cuentan. 
El resto de ambientación de lo que queda de partida, nos lo guardamos para nosotros. Nos lo reservamos simplemente porque queremos que se os quede la misma cara que se me quedo a mí al ver lo que había cuando avanzamos (que fue muy parecida a la cara de asombro del emoticono del Whats app). No podía creer que fuera algo TAN grande.
Os aseguramos, al 300%, que sentiréis como si os hubieran metido en una máquina del tiempo y estuvierais en algún lugar de América del norte en plenos años 20.
Además, aparte de la decoración general, Claustrophobia Barcelona se merece una mención especial por empaparse de como se hacían las cosas en aquella época. Si tenéis oportunidad de probarla, los que conozcáis un poco el estilo de vida de la época, que cosas se usaban y como se usaban, o que costumbres tenían ciertos trabajadores (no podemos contar más), os aseguramos que veréis que se han EMPAPADO de información para poder construir esta pedazo de aventura.

Y ahora, después de abrir boca con los primeros, llega el plato principal, el que te sacia, ese que lo ves venir desde lejos y empiezas a salivar cual perro de Pavlov; las pruebas.
Y, como veis, en esta ocasión no decimos pruebas/enigmas, si no solo pruebas, ¿por qué?, sencillamente porque "Los Bootleggers" está plagado de cosas POR HACER, y cuando decimos por hacer nos referimos precisamente eso, a HACER COSAS, a superar pruebas, a usar las manos, a coger, mover, tocar y manipular. Salvando un par de pruebas, en las que hay que pensar un poco como si fuera un enigma (pero que la resolución de este consiste en seguir moviendo,tocando o manipulando algo después de haber pensado) TODO esta orientado a la acción/reacción (hago esto y pasa aquello), por lo que en absolutamente toda la sala no veremos NI UN SOLO CANDADO. No vamos a revelaros mucho acerca de esto, pero solo os diremos que BORRÉIS POR COMPLETO el pensamiento "típico" de las salas de escape. Olvidaos de buscar combinaciones, juegos de palabras y demás arquetipos de las salas de escape. "The Bootleggers" es diferente, y así lo demuestra.

Pero dentro del apartado de las pruebas, nos llega el postre. Ese plato dulce que todos esperamos desde el inicio de la comida, el que nos encanta, el que disfrutamos, el que se quiere comer todo el mundo. Nuestro postre son tres pruebas que tuvimos que hacer que, ya decimos aquí y ahora que son LAS MEJORES PRUEBAS que hemos hecho nunca.

Seguro que nuestra Game Master se tuvo que reír hasta más no poder con nosotros, porque mientras las hacíamos no parábamos de decir: "¡que pasada, que pasada!".
La primera de todas viene al principio de la habitación. Desde luego te sientes impotente, los minutos pasan y te sientes totalmente perdido hasta que das con la clave, y la forma de hacerlo mola, mola mucho.

La segunda fue impactante, increíble, divertida, alucinante, imposible, mágica. No podíamos creer que haciendo lo que hicimos pudiera pasar algo. Tanta fue nuestra sorpresa y nuestro "no puede ser", que según vimos que funcionaba un grito se escapo de nuestras gargantas en forma de "¡Dioooos!". La Coneja tuvo uno de sus tantos momentos de lucidez y se le ocurrió hacer algo que sabíamos que era imposible, una de esas "tontunas" que se hacen dentro de una habitación para echarte unas risas mientras lo acompañas de una frase de "¿te imaginas que si hago esto pasa esto?", solo que aquí, antes de acabar la frase, pasó. FLIPAMOS, FLIPAMOS MUCHO. Tanto que le pedí por favor a La Coneja que me dejara hacerlo a mi un poquito. Pero la cosa no acaba aquí, y nuestra sorpresa se agrava más adelante cuando, en un momento en el que no sabíamos que hacer, La Coneja vuelve a brillar diciendo "Yo me voy a hacer esto, que con lo que hemos visto puede pasar cualquier cosa". Desde luego lo dijo totalmente de broma, pero nos quedamos boquiabiertos cuando volvimos a descubrir que, como la vez anterior, lo que pensábamos como imposible VOLVIÓ A SUCEDER

Por último, la tercera viene cuando llegas al final de la historia. Íbamos con los ánimos a tope, las prisas de saber que nos quedaba poco tiempo, la adrenalina de lo que acabábamos de ver que Claustrophobia Barcelona era capaz de hacer con sus pruebas. Así que nos encaminamos hacia el final y, cuando llegamos a este, La Coneja y yo nos miramos y decimos a la vez: "Ahora solo falta que esto se..." y justo antes de terminar la frase, pasa. Pasa lo que una y otra vez habíamos hablado El Zorro y La Coneja que nos encantaría meter en una sala de escape si alguna vez decidiéramos montar una. 
Nos morimos de ganas de poder contar aquí lo que paso, con spoilers, sin cesura y sin nada, porque fue EL MEJOR final para una habitación que ya era PERFECTA. Es INCREÍBLE lo que sientes cuando ocurre, y además, como no podía ser de otro modo, los detalles están cuidados al máximo para que la sensación de inmersión sea TOTAL. Si vais, sabréis a lo que nos referimos, a una de esas pequeñas cosas, un detalle muy pequeño sin el cual la experiencia no sería peor, pero que con el hace que se conviertan en LOS MEJORES.
Desde luego, no nos vamos a cansar de repetir que TODAS las empresas que quieran abrir salas "tradicionales" (que no sean de terror o miedo) se deberían fijar en ellos, porque saben marcar la diferencia.

Por último, conseguimos escapar con un tiempo más o menos ajustado, y decimos más o menos porque dentro no existe pantalla con el tiempo. Obviamente esto es así porque rompería totalmente la sensación de inmersión y no cuadraría con la estética de la ambientación. Aparte, como ya dijimos en "Los prisioneros de la mazmorra", cuando juegas en Claustrophobia Barcelona no te importa ni el tiempo que te queda ni la marca que has hecho, lo único que quieres es disfrutar al máximo de toda la experiencia.

En resumen, no pudimos tener una mejor despedida de Barcelona que con "Los Bootleggers" de Claustrophobia Barcelona. Son LOS MEJORES en salas de escape "tradicionales", y saben como demostrarlo. Ellos nos han hecho ver que TODO es posible si le pones ganas y cariño, desde luego no os podéis ir de Barcelona sin pasar a visitarlos. 
Gracias chicos, gracias por hacernos pasar tan buenísimos ratos, y por hacer que sonriamos mientras escribíamos estas líneas recordando todo lo que hicimos allí. 
¡Esperamos poder veros muy pronto en nuevas salas!


¡Si vais contadnos que tal vuestra experiencia y si conseguisteis salir!

¡Misión cumplida a golpe de pistola!

No hay comentarios:

Publicar un comentario