Maximum Escape "Refugio 27" (Barcelona)

Maximum Escape

(Refugio 27)


Empresa: Maximum escape (Pincha para acceder a la web)
Juego: Refugio 27
Dirección: C/ Girona 27, Barcelona
Teléfono: 933-180-155
Precio: De 90 a 140€, dependiendo del día y la hora elegida.
Número de jugadores: de 3 a 5 personas
Dificultad: 3 de 4 (medio)

Introducción

Dicen que lo mejor se deja para el final, y el refrán no se equivoca. Las horas anteriores, habíamos hecho las salas de "Prisioneros de Alkaban" y "Sherlock Holmes contra el Diablo Londinense", nos habíamos ido a comer y estábamos de nuevo con las pilas cargadas; pero ni por asomo imaginamos que íbamos a vivir la mejor experiencia de no terror hasta la fecha, la que sería (y es a día de esta publicación) nuestra sala favorita del panorama nacional.

Íbamos a jugar "Refugio 27".

En nuestra cabeza, y mientras escribimos esto, el recuerdo que tenemos de lo que vivimos es muy épico. Maximum cuida sus ambientaciones de tal manera que logran que te introduzca en su mundo, pero lo que han hecho con "Refugio 27" NO es normal. Hablar de "Refugio 27" es hablar de guiño a videojuegos, de enigmas creados para que la historia tenga sentido (intentaremos matizar esto más adelante y darle la importancia que tiene para nosotros, porque creemos que hay un salto y una diferencia entre que los juegos tengan sentido con la historia a lo que se experimenta en "Refugio 27", que va más allá), de risas, de diversión y, sobre todo, de finales épicos.

Nos presentamos en el local de la calle Girona con el sobre aviso de que la sala era buena, pero en nuestra cabeza era imposible que lo fuera tanto. Nuestro Game Master aparece y ya nos contagia de un buen rollo increíble, se nota que le gusta lo que hace y lo transmite con pasión. Firmamos la hoja de protección de datos y rápidamente nos pone en situación.

La guerra nuclear ha estallado, los obuses silban sobre nuestras cabezas. Toca correr, correr sin mirar atrás hacia uno de los refugios acondicionados para poder sobrevivir el tiempo que dure la guerra y sus posteriores consecuencias, toca correr hacia el refugio número 27, tan solo equipados con un walkie para poder mantener el contacto con el exterior, en el caso de que alguien pueda salir en algún momento.

La entrada a la sala es bestial. Llena de adrenalina, de subidón, de todo lo que tendríamos que hacer para entrar a una sala de escape.
Tenemos que deciros que cuanto más os metáis en el papel, más lo vais a disfrutar, y este comienzo es una gran prueba de ello. Si realmente entras en el juego y aceptas el papel, os aseguramos que es muchísimo más divertido ir corriendo a toda prisa hacia la sala como si realmente un misil nos pudiera caer en la cabeza de un momento a otro.

Sencillamente, un empiece GENIAL.

Ambientación

Entramos en nuestro refugio, nos vestimos con los monos de trabajo y allí estábamos, esperando muy bien a nadie sabía que, y esto queridos amigos, es parte de una ambientación muy trabajada.

En esta ocasión, no nos centraremos solo en la decoración de las paredes o en la iluminación. En esta ocasión os vamos a contar nuevas formas de generar ambientación.
Una guerra nuclear acaba de estallar, echamos a correr hacia nuestro refugio y una vez dentro, ¿que hacemos? La respuesta si fuera un caso real sería clara; esperar. Y eso hacemos aquí también, esperar a que llegue una noticia, un comunicado, algo que nos diga que ha podido pasar. Ya no estamos en una sala de escape, ahora estamos en una experiencia personalizada.

Por fin llegan las primeras noticias y, tras un vídeo con una primera frase que os pondrá los ojos vidriosos a los seguidores del videojuego Fallout (al cual hay más de un guiño en la sala), sabemos lo que realmente ha pasado. Han pasado 30 años desde que empezó la guerra, la gente ha salido de sus refugios pero el nuestro, sin saber porque, se ha quedado bloqueado.

Esta es nuestra aventura, es nuestro problema. Si en hora y media no logramos salir, nos quedaremos sin oxígeno; nos va la vida en encontrar una solución, y Maximum consigue transmitirnos esa sensación de una manera genial.

Como hemos dicho, la ambientación en este caso no es la decoración o la iluminación (las cuales no se nos va a olvidar decir que son simplemente perfectas), si no que el propio Game Master consigue ser parte de esa ambientación y, sin su papel, la experiencia no sería la misma.

Pero sin duda, si hay algo que hace que esta sala se haya convertido en nuestra favorita (aparte de por el equilibrio de calidad tan alto entre ambientación y juegos), es por su final.
No podemos describirlo, no sabemos describirlo, y desde luego, no queremos describirlo con spoilers porque MERECÉIS vivirlo con la misma sorpresa que lo vivimos nosotros. El final con el que cuenta "Refugio 27" no es un final normal, es EL final, en mayúsculas.
Desde luego ha sido lo mas ÉPICO que hemos vivido. Cuando crees que te queda poco para el final, de repente ante tus ojos tiene lugar una escena digna de película. La música cañera sube, la adrenalina te entra en el cuerpo y, ante ti, hay una escena que jamás creerías que verías en una experiencia que pudieras jugar con tus amigos.
Para que os hagáis una idea del sentimiento que puede llegar a generar, El Zorro, una vez asimiló lo que estaba pasando, no pudo contenerse y se le escapó una lágrima (literal) de la emoción, la adrenalina y el poder vivir todo aquello en primera persona.

Normalmente, cuando escribimos solemos acabar el apartado de ambientación concluyendo con una frase que resuma lo mejor (o lo peor) de ésta, pero se nos pone tanto la piel de gallina al recordar esta pedazo de sala que solo podemos dejar atrás la ambientación diciendo una frase.

MUCHISIMAS gracias por esto, Maximum.

Puzzles/Enigmas


Como decíamos al principio, en esta ocasión los juegos tienen un peso importante dentro de la experiencia y la historia que nos quieren contar.

En "Refugio 27" no es solo que los juegos tengan sentido, es que todo lo que haces, tiene un motivo. Si estamos hablando de que, en esta caso, nuestro refugio está bloqueado y no podemos salir, absolutamente TODO lo que vamos a tener que hacer es lo que haría (en el hipotético caso y siempre desde el punto de vista de la ficción, claro) cualquier persona que quisiera salir de allí. Y en este punto es donde el Game Master tiene un papel especial (y más no os podemos decir para que lo experimentéis vosotros mismos).

La dificultad de los juegos no nos pareció excesivamente elevada, pero si que es cierto que al ser una experiencia de 90 minutos, desde luego son más complicados que en el resto de sus juegos.

Mención especial para uno de los juegos de más o menos hacia la mitad de la sala, ya que fue un enigma que nos llevó un buen rato, tanto de solucionar como de entender su lógica. En este caso os tenemos que decir que es un puzzle que si no llegas a comprenderlo puede resultar frustrante pero, en el momento en el que se le coge la mecánica, os aseguramos que tiene un desarrollo muy divertido, ya que los espacios en los que se lleva a cabo, no son los habituales (otro punto para Maximum por recrear este tipo de "escenarios") y todo el equipo va a querer estar ahí para ver como es.

Resumen

Llegamos al final con la sensación de haber vivido una de las aventuras más épicas dentro del mundo de las salas de escape. Con el mejor final que podemos haber visto en una sala, nos despedimos hasta el próximo análisis, y en esta despedida seremos breves, pero concisos.
Jugadla, SÍ o SÍ. Sabemos que el precio a pagar puede que sea de las más cara, pero os aseguramos que, al menos para nosotros, vale hasta el último euro que cuesta. Desde luego no os la podéis perder, porque si lo hicierais, estaríais dejando de jugar una experiencia realmente emocionante.
Desde luego, "Refugio 27" es lo "maximum" (no podíamos hacer reviews de esta empresa sin soltar el chiste fácil, perdonadnos)

¡Gracias Maximum por hacernos vivir esta experiencia!

¡Si vais contadnos que tal vuestra experiencia y si conseguisteis salir!

¡Logramos sobrevivir al refugio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario